Lo que no te han contado del “gallo” de Manel Navarro

No habían pasado ni 5 minutos desde la actuación de España en Eurovisión y las redes sociales ya estaban plagadas de memes y todo tipo de comentarios sobre Manel Navarro y su “gallo”. La crítica estaba servida, pero, dejando a un lado la interpretación, lo cierto es que estos “gallos” están muy mal vistos dentro del mundo de la canción, pero, ¿por qué se producen?

El nombre técnico de este fenómeno es “disfonía funcional”, entendiendo disfonía, como un trastorno de la voz, y siendo funcional por estar producida debido a un sobreesfuerzo, una mala técnica vocal o ambos, y es por esta misma razón por la que los gallos se asocian a los adolescentes y el cambio de voz asociado a esta etapa.

La voz humana se produce en la laringe, cuando el aire procedente de los pulmones, es impulsado durante la espiración a través de la glotis, haciendo vibrar uno de los dos pares de cuerdas vocales, mientras el otro permanece inmóvil, y gracias a unos músculos detrás, que las hacen juntarse más o menos, se puede modular en frecuencia la vibración producida y cambiar el tono del sonido producido, haciéndolo más grave o más agudo.

Caja laringea
Esquema de una parte de la caja laríngea, una parte del aparato fonador. Fuente: A.D.A.M.

Debido al aumento en la producción de testosterona en los varones durante la pubertad, se produce un crecimiento de la laringe y de las cuerdas vocales con ella. Esta variación de tamaño provoca un desajuste entre los movimientos que está acostumbrado a ordenar el cerebro de los músculos que mueven las cuerdas vocales para producir un sonido y el movimiento que tienen que realizar con las nuevas, más grandes, para obtener el mismo. Esto hace necesario que tenga que pasar un tiempo hasta que el cerebro se “recalibre” y aprenda a dominar el cambio de voz.

Esta falta de coordinación es análoga a la que le pasó una mala jugada al señor Navarro anoche. Pero no fue porque le estuviera creciendo la laringe, precisamente. Justo en el punto de la canción en el que tenía que obtener una nota muy aguda y potente, tensó sus cuerdas vocales en exceso y debido al sobreesfuerzo la voz del cantante se quebró. Esto es especialmente grave y bochornoso para los cantantes, pues, se supone, que entrenan su voz para obtener la coordinación correcta en todo momento y llegar a las notas que requieren las canciones que cantan sin este tipo de fallos.

En fin, una anécdota más para la distendida trayectoria de España en Eurovisión, que se ha convertido en una oportunidad fantástica para nosotros para contaros una curiosidad más.

Israel Morillas
Contacto

Israel Morillas

Dirección y administración web en Empíricamente Cierto
Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Esclavo de la curiosidad desde enano, las mejores amigas que encontré para ella: la ciencia y la tecnología. La Aerodinámica, mi vocación, el Rock, mi pasión. "Dame una cerveza, y yo te explicaré la Mecánica de Fluidos".
Israel Morillas
Contacto

Israel Morillas

Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Esclavo de la curiosidad desde enano, las mejores amigas que encontré para ella: la ciencia y la tecnología. La Aerodinámica, mi vocación, el Rock, mi pasión. "Dame una cerveza, y yo te explicaré la Mecánica de Fluidos".

  • Jose Antonio Chiquero

    Muy interesante el articulo. Esto a un cantante como Dios manda no le pasa… a no ser que te llames Vince Neil y cojas 40 kilos.

    • Israel Morillas

      Y aún así, a Vince Neil se le hace la voz más aguda, pero no tiene gallos, jajajajaja.

      Un saludo.