Descubierta la evidencia más antigua de vida en la Tierra

Esta semana fue publicado en la revista Nature un nuevo artículo en el que se muestra lo que podría ser la evidencia más antigua de vida en la Tierra. El estudio, liderado por científicos del University College of London, describe una serie de fósiles que muestran posibles restos de microorganismos con una antigüedad mínima de 3.770 millones de años, lo que supone una evidencia directa de las primeras formas de vida del planeta.

Estructuras de hematita analizadas en el estudio. Fuente: Nature
Estructuras de hematita analizadas en el estudio. Fuente: Nature

Los fósiles fueron hallados en rocas del cinturón de Nuvvuagittuq (Quebec, Canadá), que se encuentran entre las más antiguas del mundo, y consisten en tubos y filamentos microscópicos de hematita, un mineral compuesto por óxido férrico. Los investigadores analizaron las características de estos tubos y filamentos y los compararon con las estructuras creadas por distintos procesos naturales, entre ellos algunos de carácter no biológico como cambios de presión y temperatura en la roca. La comparación con fósiles similares de épocas más recientes y con los conductos creados por bacterias actuales llevó a la conclusión de que las estructuras fueron probablemente creadas por microorganismos que se alimentaban de hierro.

El estudio sostiene que los fósiles fueron creados por bacterias u organismos similares que vivieron en fuentes hidrotermales en el fondo del mar. Hoy en día gran cantidad de vida, entre la que se encuentran multitud de microorganismos, prospera en estos entornos sin depender prácticamente de la luz solar. Esto ha llevado a varios investigadores a proponer que la vida en la Tierra apareció en este tipo de hábitat, donde se podía obtener energía en una época anterior a la aparición de la fotosíntesis. El estudio realizado respalda esta hipótesis y muestra la actividad biológica que tuvo lugar en la historia temprana de nuestro planeta.

Fuente hidrotermal en el Atlántico Sur. Los microorganismos asociados a los fósiles encontrados probablemente vivieron en un hábitat similar. Fuente: PLoS Biol
Fuente hidrotermal en el Atlántico Sur. Los microorganismos asociados a los fósiles encontrados probablemente vivieron en un hábitat similar. Fuente: PLoS Biol

La edad asignada a estos fósiles se sitúa entre 3.770 y 4.280 millones de años, lo que los convierte en los más antiguos encontrados hasta la fecha. Hasta ahora, la evidencia directa más antigua de vida en la Tierra provenía de rocas australianas de 3.460 millones de años de antigüedad. El límite inferior de este rango (3.770 millones de años) es coherente con anteriores descubrimientos: desde hace varias décadas se han hallado rocas con evidencias indirectas de actividad biológica con una edad similar, y en agosto de 2016 se publicó el hallazgo de fósiles en Groenlandia con una antigüedad cercana a los 3.700 millones de años. El límite superior del rango estimado (4.280 millones de años), sin embargo, es anterior a cualquier hallazgo previo, y permitiría situar el origen de la vida en el llamado eón Hádico. No obstante, esta estimación no está libre de polémica, y algunos científicos opinan que se necesitan pruebas más concluyentes para atrasar tanto el origen de la vida.

Los resultados de esta investigación son de gran importancia para comprender el origen de la vida, no sólo en la Tierra, sino también en otros planetas. Los autores del estudio indican que hace 4.280 millones de años Marte disfrutaba de condiciones similares a las de la Tierra, con agua líquida en su superficie. Si en aquella época ya existía vida en nuestro planeta, es posible que también hubiese surgido en nuestro vecino. Según el autor que lideró el estudio, Matthew Dodd:

“Esperamos encontrar evidencia de vida en el pasado de Marte hace 4.000 millones de años, o si no, la Tierra pudo haber sido una excepción especial.”

Fuente: Matthew S. Dodd, Dominic Papineau, Tor Grenne, John F. Slack, Martin Rittner, Franco Pirajno, Jonathan O’Neil & Crispin T. S. Little. “Evidence for early life in Earth’s oldest hydrothermal vent precipitates”. Nature, 2 de marzo de 2017

Foto de portada: Muestra de roca donde se hallaron los fósiles, en comparación con una moneda. Fuente: Nature

Diego Ortega

Diego Ortega

Dirección en Empíricamente Cierto
Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Aficionado desde que tengo uso de razón al Mundo Natural y a las Ciencias que lo estudian, así como a la Historia y la Fotografía. "Las mejores soluciones se encuentran en la Naturaleza. Sólo tenemos que aprender de ella".
Diego Ortega

Diego Ortega

Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Aficionado desde que tengo uso de razón al Mundo Natural y a las Ciencias que lo estudian, así como a la Historia y la Fotografía. "Las mejores soluciones se encuentran en la Naturaleza. Sólo tenemos que aprender de ella".