La tragedia de los renos de Saint Matthew

En 1798 el clérigo y erudito Thomas Malthus publicó su obra “Ensayo sobre el principio de la población”, en la que desarrollaba su teoría sobre el crecimiento demográfico mundial: según esta, la población humana crecería a un ritmo mucho mayor que el de los recursos del planeta, lo que llevaría a una catástrofe que causaría la extinción del ser humano cerca de 1880. El pronóstico no se cumplió, pero el concepto de “catástrofe malthusiana” permaneció, siendo empleado en diversos ámbitos. Un caso que ilustra este fenómeno, cubierto en este artículo, es el de la población de renos de una pequeña isla de Alaska.

Vista de satélite de la isla Saint Matthew, junto con la pequeña isla Hall. Fuente: NASA
Vista de satélite de la isla Saint Matthew y la menor isla Hall. Fuente: NASA

La isla Saint Matthew (o de San Mateo) es una isla remota situada en el mar de Bering. Con un relieve motañoso y rodeada de acantilados, la isla está actualmente deshabitada, aunque en el pasado fue ocupada por el pueblo aleuta. Los únicos mamíferos que viven en ella son una especie endémica de topillo y el zorro ártico, aunque hasta el siglo XIX también podían verse osos polares. Estos mamíferos viven junto a otra fauna ártica en un ambiente de tundra, dominado por líquenes y distintas especies de hierbas.

En tiempos históricos, la isla estuvo habitada durante un corto periodo de tiempo. En 1944, la Guardia Costera de Estados Unidos instaló en ella una base. Los guardas introdujeron 29 renos (24 hembras y 5 machos) como especie cinegética, traídos desde la isla de Nunivak. Pocos años después la estación fue abandonada, y la isla quedó deshabitada de nuevo. Sin embargo, los renos permanecieron en ella, ahora sin la influencia humana.

Debido a la ausencia de depredadores y a la abundancia de alimento, los renos pudieron prosperar sin restricciones, y su población comenzó a crecer de manera vertiginosa. En una expedición realizada durante el verano de 1957 se contaron 1350 renos. Los animales se encontraban en excelente estado físico, con un peso mayor que el de los renos domésticos.

Machos de reno en la isla en 1957. Autor: David R. Klein
Machos de reno en la isla en 1957. Autor: David R. Klein

En verano de 1963 se realizó una nueva expedición para estudiar a los renos. Su número había vuelto a crecer: en 6 años, la población había aumentado hasta los 6000 ejemplares. Sin embargo, la situación en la isla había cambiado. Debido a la superpoblación, la vegetación había sido prácticamente exterminada, habiendo mucho menos alimento disponible. Los renos habían reducido su tamaño por la escasez de comida, y la proporción de crías era menor que en 1957. Durante el invierno de 1963-64, que fue especialmente frío, sucedieron cambrios drásticos. En mayo de 1964 se sobrevoló la isla con la intención de realizar un recuento de renos, pero no se avistó ninguno. Los científicos lo achacaron a la altura y velocidad de vuelo, ignorando lo que realmente había ocurrido.

Isla St. Matthew en durante la expedición de 1966. Autor: David R. Klein
Isla St. Matthew durante la expedición de 1966. Autor: David R. Klein

En verano de 1965 varios guardas viajaron a la isla para cazar renos. Se rastreó sistemáticamente la isla, pero solo fueron avistados cerca de 40 individuos. Al año siguiente (1966) los científicos regresaron y comprobaron lo ocurrido: la población de renos había caído de manera catastrófica, con solo 42 individuos en toda la isla (41 hembras y 1 macho). El terreno estaba lleno de esqueletos de renos, sobre los que crecía nuevamente la vegetación. 10 de estos renos (incluido el único macho) fueron abatidos para su estudio. Sin posibilidades de reproducción, los animales fueron muriendo, y en la década de los 80 la isla volvía a estar libre de renos.

Las causas de la catástrofe fueron estudiadas por David R. Klein, de la Universidad de Alaska Fairbanks. Estudiando los esqueletos de la isla se determinó que los 42 individuos de 1966 habían sido los únicos supervivientes del invierno de 1963-64. El musgo, alimento principal de los renos durante esta estación, había desaparecido debido al crecimiento incontrolado de la población en años anteriores. Esto, en combinación con un invierno inusualmente frío y la pobre condición física que ya presentaban los renos, causó la muerte masiva de los animales. Los machos de reno son más susceptibles a morir durante el invierno (debido al debilitamiento durante la época de reproduccón), lo que provocó prácticamente la desaparición de éstos y redujo las posibilidades de reproducción en los años siguientes.

Evolución estimada de la población de renos en St. Matthew. Los recuentos están indicados en la curva. Fuente: Universidad de Alaska Fairbanks
Evolución estimada de la población de renos en St. Matthew. Los recuentos están indicados en la curva. Fuente: Universidad de Alaska Fairbanks

La historia de los renos de Saint Matthew constituye un ejemplo clásico de sobreexplotación de recursos, siendo relatada con frecuencia en distintos ámbitos y comparada con fenómenos similares: la evolución de la población de renos fue prácticamente igual a la que siguen las bacterias en una pequeña placa (un experimento realizado a menudo en microbiología), y son comunes las comparaciones con el crecimiento de la población humana mundial. En en un mundo de recursos cada vez más escasos, muchos se preguntan si algún día correremos la misma suerte que estos animales, cumpliendo así las predicciones de Malthus. La respuesta, sin embargo, aun debe esperar.

Fuente: The introduction, increase and crash of Reindeer on St. Matthew Island (David R. Klein)

Foto de portada: David R. Klein, autor de los estudios sobre los renos de la isla, mide la cornamenta de un macho en 1957. Fuente: Universidad de Alaska Fairbanks

Diego Ortega

Diego Ortega

Dirección en Empíricamente Cierto
Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Aficionado desde que tengo uso de razón al Mundo Natural y a las Ciencias que lo estudian, así como a la Historia y la Fotografía. "Las mejores soluciones se encuentran en la Naturaleza. Sólo tenemos que aprender de ella".
Diego Ortega

Diego Ortega

Estudiante de Ingeniería Aeroespacial. Aficionado desde que tengo uso de razón al Mundo Natural y a las Ciencias que lo estudian, así como a la Historia y la Fotografía. "Las mejores soluciones se encuentran en la Naturaleza. Sólo tenemos que aprender de ella".