El nacimiento de la tabla periódica

La tabla periódica. La tabla científica mas conocida del mundo, reproducida hasta la saciedad en multitud de superficies, de tal manera que se ha convertido en un símbolo, algo que se relaciona automáticamente con la ciencia. Pero, ¿qué es la tabla periódica?

La tabla periódica es, como su nombre indica, una tabla, que ordena los átomos conocidos según su masa. Sí, únicamente su peso. Antes del surgimiento de esta tabla existían otras formas de clasificar los elementos químicos que realmente no tenían una utilidad científica real, como la realizada por Berzelius ordenando alfabéticamente los elementos conocidos o la de Meyer en base a las densidades de los elementos.

Como casi todo en ciencia, la tabla periódica surgió en base a aportaciones de distintos científicos que la llevaron a lo que es hoy.  A partir del siglo XIX, con el nacimiento de la Química cómo ciencia, y ante el creciente número de nuevos elementos descubiertos se hizo cada vez más necesario un ordenamiento de los mismos, así, en 1829 Döbernier observó cierta coincidencia en las características de elementos, agrupados de tres en tres en función de sus pesos atómicos, concepto en ese tiempo un poco difuso. En 1864 Newlands fue capaz de llegar mas allá que Döbernier y observar que las tendencias en características en peso iban más allá de los tríos (cierto es que para 1864 ya se conocían bastantes más elementos, partiremos esa lanza en favor del bueno de Döbernier) ordenándolas en columnas regulares de ocho elementos, antecedentes claros de los periodos de nuestra tabla. El fallo de Newlands estuvo en su idea de que los grupos debían de ser obligatoriamente de ocho elementos, haciendo que realmente muchas características de los elementos de una misma fila no coincidieran y la comunidad científica ridiculizó a este hombre que casi dio con la clave.

Tabla de Octavas de Newlands
Tabla organizada por octavas de Newlands. Fuente: elfisicoloco.blogspot.com

Pero en la ciencia, como en la vida, muchas veces solo basta con tener buen ojo, y si no que se lo digan a Watson y Crick, y al final el que se llevó el gato al agua, con un trabajo independiente al de Newlands fue,en 1869, el químico e ingeniero ruso Dimitri Mendeleiev, un hombre brillante con una vida cuanto menos convulsa, de la que hablaremos en otra ocasión. El gran acierto de Mendeleiev estuvo en saber ver que las columnas no tenían que ser regulares, lo que provocó que no solo estas coincidieran, si no que las filas también. Esto llevó a Mendeleiev a ser capaz, incluso de predecir la existencia de átomos todavía por descubrir, cómo el Germanio, el Scandio o el Tecnecio.

Dimitri Mendeleiev
Dimitri Mendeleiev. Fuente: biografiasyvidas.com

Y este es el gran acierto de la tabla periódica, ¡que todo encaja! Con un poco de entrenamiento se pueden llegar a leer tendencias de grupos y periodos pudiendo predecir los comportamientos de elementos en base a como se comportan los elementos de su entorno. Pero, ¿por qué todo encaja? Pues muy simple, si consideramos que un átomo esta formado por protones, electrones y neutrones, y la masa de los electrones es tan pequeña que podemos despreciarla y el numero de protones siempre es igual al de electrones, la masa de un átomo guardará una relación importante con el numero de electrones, que son los que forman los enlaces, y del numero de protones, que influye directamente en el tipo de enlace que se producirá. Y como en la materia, el enlace lo es todo, obtenemos indirectamente cómo se comporta una sustancia por su masa. La tabla periódica también tiene sus limitaciones, pues en ciencia no todo es blanco o negro, y existen excepciones que no se pueden explicar por la masa pero nos ofrece una buena primera aproximación.

Así pues, cada vez que veáis la cortina de ducha de Sheldon Cooper espero que os acordéis de la gran importancia de la tabla periódica en el mundo actual.

Andrés Chiquero
Contacto

Andrés Chiquero

Colaborador en Empíricamente Cierto
Estudiante de Ciencias Qúimicas. Buscador de la verdad, allá donde se encuentre. "Y con esto, la disolución queda saturada".
Andrés Chiquero
Contacto

Últimos artículos de Andrés Chiquero (ver todos)

Andrés Chiquero

Estudiante de Ciencias Qúimicas. Buscador de la verdad, allá donde se encuentre. "Y con esto, la disolución queda saturada".